Xerta, río y naturaleza; paz y retiroXerta, río y naturaleza; paz y retiro

 Un precioso espejismo de río y vegetación

Nuestro municipio, Xerta, es muy bonito. Un regalo para los ojos y para la tranquilidad de las almas. En el centro de las Tierras del Ebro, es un pueblo rico por su naturaleza, fauna y vegetación. Un pueblo muy alejado de las grandes civilizaciones urbanitas donde aun se respira un aire fresco, puro, renovado y que carga las pilas de energía de cualquier persona. Es el pueblo de los aromas, olor de río, de humedad, hierba fresca, de pureza y, si vas por los campos, de la aromática flor de azahar, la flor del naranjo que desprende mil y un aromas que nos cautivarán.

De unos mil y pocos habitantes, es un municipio que cuenta con muchos servicios: supermercados, mercería, kiosko, farmacia, Centro de Atención Primaria (visitan todos los días y disponen de servicio de urgencias), bares, piscinas municipales, instalaciones deportivas (pista de fútbol, básket y patinaje), pista de pàdel, etc. tiene mucha vida y hay mucha gente jove viviendo aquí. 

Xerta es totalmente llano, el segundo pueblo del Ebro sin ninguna cuesta, y es muy agradable pasearse por toda la villa sin casi ni cansarse apenas. Hay muchos campos de cultivo, sobre todo de mandarinas y naranjos. En el municipio hay muchas rutas que podéis hacer a pie, com la "vuelta a la O", un recorrido que resigue el río y nos deja ver los pueblos vecinos de río, como Tivenys. 

 

 

Paseo y Puerto fluvial

 

És un pueblo que aun tiene rincones vírgenes, poco transitados y que uno agradece cuando está en busca de paz y descanso. El río Ebro pasa por el pueblo en todo su esplendor, "ancho y feliz", como dice la canción, y hay un paseo encantador con bancos y mesas y un mirador donde uno puede retirarse solamente a observar, dejarse llevar por el susurro del agua, el canto de las aves, la brisa del aire... es maravilloso. Podemos visitar la antigua pecera y recorrer el camino de Sirga. 

 

 

 

 

Las antiguas trincheras de la Batalla del Ebro

Des del pueblo, tenemos unas vistas de los Puertos que parecen de postal y podemos hacer excursiones muy interesantes partiendo de Xerta hasta la Font Nova, el Pi de Perillo, la Moleta, etc. Visita obligada la de las Trincheras de la Guerra Civil, ya restauradas y preparadas para que las podamos recorrer a pie. Son preciosas. Os acompañará un guía experto, junto con Catalino, nuestro burrito catalán por excelencia, que nos lo explicará todo de maravilla! Acabaremos el recorrido haciendo una pequeña excursión por la montaña y, si os animáis, iremos a nuestra finca de la Montañeta, llena de olivos, donde haremos una barbacoa y algún taller tradicional como el de restaurat antiguos márgenes de piedra.

 

 

 

 

La Vía Verde de la Val de Zafán

 

 

La Vía Verde de la Val de Zafán es un recorrido precioso y llano que hacía, antiguamente, un ferrocarril y que tiene casi 100 km y va desde Tortosa (Bajo Ebro) hasta la Puebla de Híjar, en Alcañíz. Es ideal hacerla en bici acompañados de familia, amigos o grupos escolares, está toda vallada y delimitada por barreras de madera. 

Tiene unos contrastes espectaculares de paisaje que son un auténtico regalo para nuestros ojos. A lo largo del recorrido, nos encontramos con las estaciones antiguas de tren  de los municipios, algunas convertidas en bares o albergues, y también con túneles antiguos de piedra, que se iluminan cuando entramos. En la actualidad, es un placer hacerla ya que cada vez está más adaptada y es una vía muy transitada, apta para todos. 

 A diferencia de la mayoría de los otros pueblos donde la vía pasa por las afueras (antiguamente, las estaciones de tren estaban alejadas del centro de los pueblos), en Xerta, por el crecimiento de nuestra villa, la vía ha quedado integrada justo dentro del municipio y es una gran ventaja porque puedes alojarte en el municipio y salir en bici e ir hasta la estación te puede costar sólo 5 minutos, sin necesidad de ningún transporte.

 

 

 

 

Parada obligatoria: La Fontcalda

Si salimos de Xerta en bici podemos llegar hasta Horta de Sant Joan, que es el tramo más bonito de toda la vía. Podemos hacerlo, también, a la inversa (todo cuesta abajo), desde Horta hasta Xerta si solicitamos transporte hasta al punto de salida.

Lo hagamos de una forma u otra, nos hemos de parar al precioso santuario de la Fontcalda, anclado dentro de la montaña y con piscinas de agua natural donde podemos bañarnos en medio de una paraje virgen de naturaleza. Hay una pequeña balsa de agua caliente, de aquí deriva su nombre de Fontcalda

Hay un bar- restaurante (funciona los fines de semana y verano), bancos y mesas, zonas verdes, una fuente, una iglesia, etc. es precioso!  

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

 Un precioso espejismo de río y vegetación

Nuestro municipio, Xerta, es muy bonito. Un regalo para los ojos y para la tranquilidad de las almas. En el centro de las Tierras del Ebro, es un pueblo rico por su naturaleza, fauna y vegetación. Un pueblo muy alejado de las grandes civilizaciones urbanitas donde aun se respira un aire fresco, puro, renovado y que carga las pilas de energía de cualquier persona. Es el pueblo de los aromas, olor de río, de humedad, hierba fresca, de pureza y, si vas por los campos, de la aromática flor de azahar, la flor del naranjo que desprende mil y un aromas que nos cautivarán.

De unos mil y pocos habitantes, es un municipio que cuenta con muchos servicios: supermercados, mercería, kiosko, farmacia, Centro de Atención Primaria (visitan todos los días y disponen de servicio de urgencias), bares, piscinas municipales, instalaciones deportivas (pista de fútbol, básket y patinaje), pista de pàdel, etc. tiene mucha vida y hay mucha gente jove viviendo aquí. 

Xerta es totalmente llano, el segundo pueblo del Ebro sin ninguna cuesta, y es muy agradable pasearse por toda la villa sin casi ni cansarse apenas. Hay muchos campos de cultivo, sobre todo de mandarinas y naranjos. En el municipio hay muchas rutas que podéis hacer a pie, com la "vuelta a la O", un recorrido que resigue el río y nos deja ver los pueblos vecinos de río, como Tivenys. 

 

 

Paseo y Puerto fluvial

 

És un pueblo que aun tiene rincones vírgenes, poco transitados y que uno agradece cuando está en busca de paz y descanso. El río Ebro pasa por el pueblo en todo su esplendor, "ancho y feliz", como dice la canción, y hay un paseo encantador con bancos y mesas y un mirador donde uno puede retirarse solamente a observar, dejarse llevar por el susurro del agua, el canto de las aves, la brisa del aire... es maravilloso. Podemos visitar la antigua pecera y recorrer el camino de Sirga. 

 

 

 

 

Las antiguas trincheras de la Batalla del Ebro

Des del pueblo, tenemos unas vistas de los Puertos que parecen de postal y podemos hacer excursiones muy interesantes partiendo de Xerta hasta la Font Nova, el Pi de Perillo, la Moleta, etc. Visita obligada la de las Trincheras de la Guerra Civil, ya restauradas y preparadas para que las podamos recorrer a pie. Son preciosas. Os acompañará un guía experto, junto con Catalino, nuestro burrito catalán por excelencia, que nos lo explicará todo de maravilla! Acabaremos el recorrido haciendo una pequeña excursión por la montaña y, si os animáis, iremos a nuestra finca de la Montañeta, llena de olivos, donde haremos una barbacoa y algún taller tradicional como el de restaurat antiguos márgenes de piedra.

 

 

 

 

La Vía Verde de la Val de Zafán

 

 

La Vía Verde de la Val de Zafán es un recorrido precioso y llano que hacía, antiguamente, un ferrocarril y que tiene casi 100 km y va desde Tortosa (Bajo Ebro) hasta la Puebla de Híjar, en Alcañíz. Es ideal hacerla en bici acompañados de familia, amigos o grupos escolares, está toda vallada y delimitada por barreras de madera. 

Tiene unos contrastes espectaculares de paisaje que son un auténtico regalo para nuestros ojos. A lo largo del recorrido, nos encontramos con las estaciones antiguas de tren  de los municipios, algunas convertidas en bares o albergues, y también con túneles antiguos de piedra, que se iluminan cuando entramos. En la actualidad, es un placer hacerla ya que cada vez está más adaptada y es una vía muy transitada, apta para todos. 

 A diferencia de la mayoría de los otros pueblos donde la vía pasa por las afueras (antiguamente, las estaciones de tren estaban alejadas del centro de los pueblos), en Xerta, por el crecimiento de nuestra villa, la vía ha quedado integrada justo dentro del municipio y es una gran ventaja porque puedes alojarte en el municipio y salir en bici e ir hasta la estación te puede costar sólo 5 minutos, sin necesidad de ningún transporte.

 

 

 

 

Parada obligatoria: La Fontcalda

Si salimos de Xerta en bici podemos llegar hasta Horta de Sant Joan, que es el tramo más bonito de toda la vía. Podemos hacerlo, también, a la inversa (todo cuesta abajo), desde Horta hasta Xerta si solicitamos transporte hasta al punto de salida.

Lo hagamos de una forma u otra, nos hemos de parar al precioso santuario de la Fontcalda, anclado dentro de la montaña y con piscinas de agua natural donde podemos bañarnos en medio de una paraje virgen de naturaleza. Hay una pequeña balsa de agua caliente, de aquí deriva su nombre de Fontcalda

Hay un bar- restaurante (funciona los fines de semana y verano), bancos y mesas, zonas verdes, una fuente, una iglesia, etc. es precioso!  

 

 

 

Los comentarios están cerrados.